6 Hábitos que Importan

¿Vida Equilibrada?

Tener una vida equilibrada no es tan fácil. Son muchos los factores a los que debemos poner nuestra atención diariamente, y poco a poco vamos simplificando nuestras prioridades. Queremos  lograr diferentes cosas en el trascurso de la vida, y el desequilibrio nos juega en contra a la hora que más necesitamos estar al 100%. Es por esto que de todas las actividades, hay 6  que considero prioritarias para cualquier persona y que dándoles la atención necesaria podemos generar un soporte físico – emocional – mental y espiritual, que le de estabilidad a nuestro proyecto de vida.

[su_row][su_column size=»1/1″]graph-07[/su_column] [/su_row]

[su_row][su_column size=»1/1″]

Primero, respira…

Antes de seguir leyendo, tómate unos minutos, observa la imagen y pregúntate si realizas satisfactoriamente estas 6 actividades semanalmente. Considera cada punto como único y a la vez como parte de un sólo ecosistema. Es tu vida y nadie sabe mejor que tu, como estás viviéndola, aunque, a veces tenemos dudas y es bueno pedirle la opinión a alguien no tan cercano ni lejano, alguien que nos observe y con mayor objetividad nos pueda dar un feedback en alguna de estas áreas.

Analiza, se honesto.

Vamos, esto es para ti, no necesitas decirle a nadie sobre esto. Se honesto contigo mismo y pregúntate. ¿Cuál de estas áreas son mis áreas fuertes?, ¿Tengo hábitos sólidos que las respalden?, ¿Hay alguna de ellas que necesito cambiar urgentemente?

Más profundamente, ¿Me siento equilibrado, con mi vida actual?, ¿Estoy viviendo plenamente mi salud física y mis relaciones interpersonales?, ¿Me amo?, ¿Tengo energía para todo lo que hago y quiero hacer?, ¿Estoy aprendiendo cosas nuevas?, ¿Cuál fue el último libro que leí?, ¿Me conozco lo suficiente?

Ejecuta

Se que no se cambia nada de la noche a la mañana y que se requiere de un esfuerzo. Si eligieras una de estas áreas, que quisieras empoderar, desarrollar o cambiar, ¿Cuál sería?. Elije la más simple y no esperes hasta el lunes, comienza con lo que puedas. Apaga la Tv más temprano, aprovecha esa hora libre después del trabajo y sal a trotar, tómate tu tiempo y cocina algo sano que realmente disfrutes, llama a tu hermano y dile que lo amas. 

Parecen cosas simples, pero cada vez las hemos perdido más y más. Las olvidamos por su simpleza y cercanía. El sistema tiende a desequilibrarnos, pero no por eso vamos a permitir que nuestro tiempo y energía se malgasten. Esto depende de cada uno, no necesitamos ir a decirle a los demás, qué estamos haciendo ni por qué, simplemente hacerlo y tomarlo como un hábito.

Ganar cada mes un hábito saludable nuevo. Al cabo de 1 año, nuestra vida completa se verá diferente. Pocos comprenderán como lo hemos logrado, y sabremos en nuestro interior  que habremos requerido mucha perseverancia para lograrlo, conoceremos nuestras luchas y las honraremos.

Agradece

Sin importar en que estado creas encontrarte, agradece por quien eres, lo que tienes, lo que has logrado, por quienes tienes a tu alrededor. Agradece cada día y la vida será más fácil, más llevadera.

Una vez una gran amiga me dijo, así como das a otros, aprende a recibir también y agradece. Sus palabras se grabaron en mí, y descubrí que la vida tiene tanto para dar, ofrece tantas oportunidades diariamente. Pero si no sabemos recibirlas, como esperamos cambiar algo, como esperamos salir de donde estamos. El acto de agradecer es maravilloso y es una expresión del amor que sentimos por otros y por la vida misma. Ya que todos queremos sentirnos amados y amar. El agradecimiento nos llevará a ese estado emocional que trae verdadera paz con uno mismo y el mundo. Nuestros problemas comenzarán a diluirse como la tinta en el agua. Habrá menos yo y más nosotros.

Celebra

Ríe, haz el ridículo, baila, viaja, come algo distinto y exótico, enamórate de una mariposa, impresiónate por la naturaleza. Uff, vida, sorprendente y grande y aquí estoy, ¿sin disfrutarla?. Creo que es hora de cambiar mi humor de una vez, y comenzar a celebrar cada logro, cada momento, cada alegría, mía y de los demás.  A cuanta gente conocen en su trabajo, que piensa que debes estar muy serio, si no, no estás trabajando, no es posible que seas feliz haciéndolo. Pues, ¿sabes qué?. Tu vida, tu trabajo y todo lo demás si te puede hacer feliz, si puedes pasarlo bien y vivir con una sonrisa en tu cara. Y eso, amigos, depende de cada uno de nosotros. Ser felices verdaderamente depende exclusivamente de cada uno. Ya que si no podemos cambiar lo que no se puede controlar como el medio en que vivimos y trabajamos, podemos cambiar nuestra actitud al respecto. Es por esto que el celebrar se vuelve una necesidad de primer, segundo, tercer y cuarto mundo. Aprender a hacerlo de corazón.

Dar y pedir ayuda

¿Sabes?, no estás sólo, hay gente a tu alrededor también, que está en su propia lucha. Formar una red de ayuda, nos traerá beneficios a todos. Pues si ya vivimos todos juntos en este planeta, ¡ayudémonos el uno al otro! Nadie va a vivir para siempre y la vida pasa demasiado rápido como para vivir de forma egoísta, con miedo y solitario. Aceptar que no podemos lograrlo todo nosotros solos, es un primer gran paso. Luego atrévete a pedir ayuda. Y sobre todo, da. Ofrécela, sin pedir o esperar algo a cambio, sin miedo. Y si la quieren retribuir, entonces acepta. Ya que en ese intercambio de recursos y favores, fortalecerás esta red de apoyo, que te llevará a sentirte mejor con el mundo.

Si no te queda claro, déjame un mensaje, ¿quieres ayuda?, Como Life Coach lo puedo hacer. Escríbeme y conversemos, ya que estoy seguro de que ambos aprenderemos de la experiencia y ganaremos totalmente.

[/su_column] [/su_row]

De afuera para adentro

Cuando tenía 6 años mi abuela materna me hacía saltar una vara, cuando estaba en el aire me preguntaba las tablas de multiplicar. En la medida que saltar me era más fácil, subía la altura de la vara y si me equivocaba multiplicando, volvía a repetir. La idea del juego era saltar cada vez más alto y ser más preciso con las tablas de multiplicar. Lo que generó es que desarrollé una habilidad para hacer cálculos matemáticos mentalmente y muy rápido. Para mi era simplemente un juego por lo que no generé rechazo a aprender matemáticas.

¿Qué sucede cuando entrenamos nuestro cuerpo? ¿Qué sucede cuando entrenamos nuestra mente? ¿Existe alguna diferencia?

En mi propia experiencia, no la hay. Pues cuando comenzamos a entrenar nuestro cuerpo, llegan situaciones en las que para seguir avanzando, romper ciertos límites y conseguir metas determinadas, necesitamos que la mente sea el gran motor y gestor de este proceso, para mantenernos enfocados, concentrados, positivos y motivados.

Desde otro punto de vista si solo entrenamos nuestra mente, como por ejemplo aprender a meditar, estudiar o cualquier disciplina científica. Llegará el momento en que el cuerpo también se verá involucrado, pero con la diferencia de que será bastante más difícil dominarlo o enseñarle sólo a través de nuestros pensamientos.

Debido a esto, pienso y creo que si aprendemos a través del ejercicio físico a desafiarnos a nosotros mismos, aprenderemos también a hacerlo con la mente, luego cualquier disciplina mental nos será mucho más fácil. Entraremos más rápido a un estado de calma mental y concentración como para meditar o estudiar.

Lo más asombroso es que todo lo que aprendes para una cuestión en particular, lo puedes aplicar a todo lo demás.

Así aprovechándonos de esta capacidad neuronal, podemos poner en práctica cualquier plan de acción que tengamos en mente, ya sea para irnos de viaje, comprar una casa o un carro nuevo, cambiar de estilo de vida, etc.

Por otro lado, cuando aprendemos a auto-motivarnos, para salir de nuestra zona de confort y ejercitamos sin importar el frío o calor, o si es de día o de noche, etc. También podremos hacerlo con cualquier otra actividad.

Sin duda el mayor esfuerzo es vencer la pereza. Cuando aprendemos a salir de esta, cortamos las excusas y hacemos eso que siempre quisimos, entonces se prende el fuego interno de la motivación. El cuál necesitará estar constantemente atendido. Hasta que de pronto deja de ser un esfuerzo, y es mas bien un hábito que valoramos y que habremos incorporado a nuestro sistema de vida.

Por esto, los invito a comenzar desde afuera para adentro. Y si ya lo han hecho, los invito a incorporar en sus rutinas de ejercicio físico, prácticas mentales que los apoyarán en su desempeño y en su vida .

Ejercicio para correr y activar el pensamiento positivo:

1. Corre 400 metros o más.

2. Mientras corras ocúpate de tu respiración, haciéndola un acto conciente.

3. Elige una frase positiva relacionada a algúna meta en tu vida, por ejemplo: «Yo soy fuerte y lleno de energía vital», «Yo soy una persona feliz y próspera».

4. Repítela mientras corres y respiras concientemente.

5. Descansa y mientras bajas tu ritmo cardíaco, piensa en 3 fórmulas para que se concreten tus metas.

Puedes hacer esto con cualquier ejercicio aeróbico. Sentadillas, flexiones de brazo, etc.

Que tengan una gran semana y no olviden comentar y compartir sus experiencias!

Abrir chat