fbpx

¿Por qué somos infelices?

¿Hay alguna diferencia entre el agua del océano y el agua del río, o entre el agua que sale de la llave o el vapor que emana al descongelarse el frío de la mañana?, ¿Es diferente el agua de mi cuerpo al agua del tuyo?, ¿Soy diferente de tí?, ¿Soy diferente hoy al yo del ayer, o al yo de mañana?

La causa primordial de la infelicidad está radicada en esa sensación o sentimiento que emana al creer que algo nos falta, que estamos separados de lo que nos rodea. Esta desconexión casi intrínseca en nuestra sociedad produce ansiedad, y es nuestra inhabilidad para lidiar con ella, la que nos enferma, física, mental y espiritualmente.

Somos infelices por que no sabemos aceptar esta ansiedad, y la agrandamos, transformándola en miedo. La convertimos en algo externo, al verla proyectada en otra cosa que no seamos nosotros mismos, como el miedo a perder nuestra casa, nuestro trabajo, nuestra pareja o nuestra vida.

Sentimos miedo, y este nos presiona convirtiéndose descontroladamente en más angustia. Llevándonos a un estado conocido como «estrés». Se desborda y toma control de nuestras emociones, llevándonos por corrientes vertiginosas, donde nos perdemos y agrandamos la sensación de estar desconectados de nosotros mismos. Nos consolamos e intentamos remediar esto, al intentar conectar con otros a nuestro alrededor, al intentar conectar con tendencias o modas. Nos entregamos por completo a lo que el mundo externo nos ofrece y entonces nos vemos convertidos, usando formas y máscaras «compradas», como si fueran propias y creyendo que conforman nuestra identidad.

Pero muy en el fondo sabemos que eso no somos nosotros y el día a día con sus problemas habituales, alegrías momentáneas y sentimientos pasajeros, nos distrae. Y en la distracción somos reyes de todo lo conocido, vivimos y nos vanagloriamos de lo que hacemos, de lo que creamos y de lo que creemos también. Porque preferimos vivir eternamente y comodamente distraidos de la consciencia antes que comenzar a aceptar el vacío en el cual vivimos.

Buscamos valores, propósitos, sueños, metas y aun así, el vacío permanece, y en él, mantenemos la incertidumbre de lo desconocido. Evitamos mirar, porque sabemos que no podemos ver realmente. Y si fuésemos capaces de ver, entonces todo en lo que creemos y por lo que vivimos, se derrumbaría, pues hemos montado un espectáculo, hemos elegido roles para estar aquí, comodamente, sin saber verdaderamente, quién es el que está aquí.

Somos infelices, y hay que aceptarlo. Porque nunca aprendimos a ser o a estar felices. Porque ni si quiera sabemos qué es lo que eso significa. Y nos conformamos comodamente con repetir la frase célebre de algún poeta o filósofo, como si verdaderamente lo hubieramos dicho nosotros, después de una experiencia real de felicidad plena y pura.

Más bien copiamos  en todo lo posible, la felicidad que vemos proyectada en el otro, entonces nace la competencia. El deseo nos gobierna, y el enojo nos consume, cada vez que el otro logra algo y nosotros no. Perdemos el control, porque creemos tener el control.

Comparación, competencia, celos, envidia, miedo, egoísmo, avaricia… Cada día sentimos esto, cada día hacemos algo para no volver a sentirlo, repetidamente, volvemos a sentirlo, ya que sin importar lo que hagamos, estamos cazando nuestra propia cola.

Somos infelices porque estamos viendo el mundo con los ojos cerrados. Estamos navegando sin velas ni remos, ni motor. Estamos a la deriva en el mar de nuestra propia ignorancia. Estamos a merced de nuestra angustia y ansiedad, de nuestro miedo a la muerte, al rechazo y al abandono. Y no existe un solo guía en el que podamos confiar, pues, estamos a merced del ego, que nos embauca y nos hace desconfiar. Principalmente, de nosotros mismos y de la vida.

¿Quieres dejar de ser infeliz?

Abraza tus miedos, acepta el vacío de tu corazón, permite que se expanda, permite que siga siendo vacío. No busques más, pues ya sabes que no hay nada. Ahora simplemente vive en el vacío, y entonces aparecerá para tí, el presente. Ningún color, ninguna forma, ninguna edad, ni cargo, ni bien material, ni ser amado, te llenará, ni estará contigo para siempre. Permite que el dolor se exprese en tí, así como la alegría. Permite al vacío y libera el silencio. Ahora sólo respira y vive.

La vida es evidente. Vívela como realmente es. Tu camino es aquel que haces paso a paso, momento por momento. Agradece cada instante y da al mundo aquello que hayas recibido a cambio.

El Poder de la Confianza

El poder de la confianza es tan grande que puede crear imperios, puede unir pueblos, puede llamar a la gente a unirse y a respetarse, a amarse y trabajar con un fin común.

La confianza es un pilar fundamental en el desarrollo de todo ser humano, indispensable para toda relación, incluso con la naturaleza y sus fuerzas, la confianza es la que hace la verdadera diferencia entre un resultado y otro.

A veces puede que nos falte energía, dinero, recursos, habilidades, personas o amigos, pero con la confianza de nuestro lado, todo se puede lograr. Al contrario podemos tener todo en el mundo y sin confianza somos seres discapacitados, carentes o débiles. Y eso nos lleva más profundo a muchos más impedimentos personales, interpersonales, etc. De la falta de confianza, nace la envidia y los celos, de la falta de confianza nace el resentimiento, la cobardia, el miedo y la apatía.

Sin confianza somos muertos vivos, empujados por el devenir, por las fuerzas incontrolables, nos volvemos víctimas y secuaces de la negatividad. Destruimos poco a poco todo lo verdaderamente bueno, alejamos a la gente que nos rodea y por más amor que nos tengan, podemos hasta perderlos. Lo peor que puede pasar es perdernos a nosotros mismos, y dejarnos llevar hacia la negatividad que como una mancha de petróleo en el mar, contamina todo lo que toca, agua, tierra, planta y animal.

Lo mejor que puede pasarnos, es que gocemos de una confianza abundante, no sólo en nosotros mismos, sino que en la vida misma, y en los demás. Porque vivir es un acto de confianza en sí mismo.

La confianza es un valor trascendente o un valor maestro y saber reconocerlo nos ayuda a manifestar en nuestra vida todo su potencial creador.

En un acto de entender su significado, podríamos racionalizar que la confianza actúa en 2 «espacios».

Internamente y externamente, o sea lo que me pasa a mí y lo que le pasa al mundo por mi exceso y falta de confianza.

También podríamos decir que la confianza no es estática, sino que es más bien como el agua, se moldea de acuerdo a su recipiente y fluye de acuerdo a su caudal, así como puede estancarse, congelarse, evaporarse. Es por esto que la confianza, aunque podemos intentar definirla, la conocemos más profundamente por medio de nuestro sentir, de las emociones que evoca y produce esta relación entre el «yo» y la «confianza».

En lo personal, me ha hecho muy bien preguntarme sobre la relación que tengo con mi propia confianza. Meditar conscientemente sobre esto no hace ningún daño, muy por el contrario ayuda bastante. Por esto les dejo 5 preguntas clave, que estoy seguro les aportarán en su diario vivir y podrán ver reflejado esto en sus relaciones, trabajo, etc. Y si quieren profundizar aún más, puedes compartirlas con amigos, su pareja y familiares, para enriquecer aún más su conocimiento y experiencia sobre la confianza.

  1. ¿Cuánto confío en mí?
  2. ¿Espero que los demás confíen en mí de la misma forma en que yo confío en mi mismo?
  3. ¿Cómo me siento cuando no confío en mí mismo?
  4. ¿Quién es el responsable de la confianza que tengo hacia la vida?, ¿Culpo o responsabilizo a otros por mi propia falta de confianza?
  5. ¿Qué experiencias personales me han ayudado a incrementar mi nivel de confianza?

Hay que tener en cuenta que la confianza tiene ciertos enemigos u obstrucciones y es igualmente positivo observarlas y reconocerlas, ya que esto nos ayudará también a desarrollar estrategias para superar traumas y situaciones dolorosas que hayan debilitado nuestra confianza.

Dudas

Las dudas, la inseguridad, todas provocadas por el miedo, son el primer enemigo mortal de la confianza. Simplemente nos transforma en seres incapaces de confiar, con o sin justa razón, por más dolor que hayamos sufrido, no podemos vivir toda la vida así, ya que es un desgaste terrible, y no nos permitirá ser realmente felices, ya que como una sombra en nuestra espalda, estará siempre amenazante. Coartará todos nuestros emprendimientos, frustrará las relaciones nuevas y contaminará las antiguas.

Palabra clave: ACEPTACIÓN

Control

El Control o más bien la necesidad de control, como una consecuencia del miedo es el segundo mayor enemigo, pues no nos deja en paz. No nos permite soltar y dejar que las cosas sucedan a su propio paso. Y si bien podemos volvernos personas muy eficientes y ejecutivas, llega un momento en que el exceso de control, nos puede alejar de las personas que colaboran con nosotros, provocando ambientes laborales y familiares incómodos. Aprender a trabajar en equipo, desarrollar distintos tipos de liderazgo y confiar en los demás, nos hará mejores líderes y mejores personas, reducirá nuestro nivel de estrés y consecuentemente nos sentiremos en paz y disfrutaremos de mayor armonía en el día a día.

Palabra clave: LIDERAZGO

El Poder de la Confianza nace de nuestro corazón, de nuestra mente consciente. Mientras más nos conozcamos a nosotros mismos, mientrás mayor aceptación y liderazgo desarrollemos, lograremos obtener una vida plena de confianza máxima. Sin importar las dificultades que la vida nos presente, no nos perderemos, ninguna herida será tan profunda, ningún problema tan grave y siempre sabremos que no existe la soledad, mientras apredamos a confiar en nosotros mismos.

Confía en tí y el mundo se abrirá. Como es adentro es afuera, por lo tanto, confía en tí mismo y el mundo lo hará también.

Si han encontrado de utilidad este artículo, y deseas obtener ayuda de un Coach profesional, no dudes en escribirme. Juntos conquistaremos la confianza que mereces.

Comparte y comenta en este artículo.

6 Hábitos que Importan

¿Vida Equilibrada?

Tener una vida equilibrada no es tan fácil. Son muchos los factores a los que debemos poner nuestra atención diariamente, y poco a poco vamos simplificando nuestras prioridades. Queremos  lograr diferentes cosas en el trascurso de la vida, y el desequilibrio nos juega en contra a la hora que más necesitamos estar al 100%. Es por esto que de todas las actividades, hay 6  que considero prioritarias para cualquier persona y que dándoles la atención necesaria podemos generar un soporte físico – emocional – mental y espiritual, que le de estabilidad a nuestro proyecto de vida.

[su_row][su_column size=»1/1″]graph-07[/su_column] [/su_row]

[su_row][su_column size=»1/1″]

Primero, respira…

Antes de seguir leyendo, tómate unos minutos, observa la imagen y pregúntate si realizas satisfactoriamente estas 6 actividades semanalmente. Considera cada punto como único y a la vez como parte de un sólo ecosistema. Es tu vida y nadie sabe mejor que tu, como estás viviéndola, aunque, a veces tenemos dudas y es bueno pedirle la opinión a alguien no tan cercano ni lejano, alguien que nos observe y con mayor objetividad nos pueda dar un feedback en alguna de estas áreas.

Analiza, se honesto.

Vamos, esto es para ti, no necesitas decirle a nadie sobre esto. Se honesto contigo mismo y pregúntate. ¿Cuál de estas áreas son mis áreas fuertes?, ¿Tengo hábitos sólidos que las respalden?, ¿Hay alguna de ellas que necesito cambiar urgentemente?

Más profundamente, ¿Me siento equilibrado, con mi vida actual?, ¿Estoy viviendo plenamente mi salud física y mis relaciones interpersonales?, ¿Me amo?, ¿Tengo energía para todo lo que hago y quiero hacer?, ¿Estoy aprendiendo cosas nuevas?, ¿Cuál fue el último libro que leí?, ¿Me conozco lo suficiente?

Ejecuta

Se que no se cambia nada de la noche a la mañana y que se requiere de un esfuerzo. Si eligieras una de estas áreas, que quisieras empoderar, desarrollar o cambiar, ¿Cuál sería?. Elije la más simple y no esperes hasta el lunes, comienza con lo que puedas. Apaga la Tv más temprano, aprovecha esa hora libre después del trabajo y sal a trotar, tómate tu tiempo y cocina algo sano que realmente disfrutes, llama a tu hermano y dile que lo amas. 

Parecen cosas simples, pero cada vez las hemos perdido más y más. Las olvidamos por su simpleza y cercanía. El sistema tiende a desequilibrarnos, pero no por eso vamos a permitir que nuestro tiempo y energía se malgasten. Esto depende de cada uno, no necesitamos ir a decirle a los demás, qué estamos haciendo ni por qué, simplemente hacerlo y tomarlo como un hábito.

Ganar cada mes un hábito saludable nuevo. Al cabo de 1 año, nuestra vida completa se verá diferente. Pocos comprenderán como lo hemos logrado, y sabremos en nuestro interior  que habremos requerido mucha perseverancia para lograrlo, conoceremos nuestras luchas y las honraremos.

Agradece

Sin importar en que estado creas encontrarte, agradece por quien eres, lo que tienes, lo que has logrado, por quienes tienes a tu alrededor. Agradece cada día y la vida será más fácil, más llevadera.

Una vez una gran amiga me dijo, así como das a otros, aprende a recibir también y agradece. Sus palabras se grabaron en mí, y descubrí que la vida tiene tanto para dar, ofrece tantas oportunidades diariamente. Pero si no sabemos recibirlas, como esperamos cambiar algo, como esperamos salir de donde estamos. El acto de agradecer es maravilloso y es una expresión del amor que sentimos por otros y por la vida misma. Ya que todos queremos sentirnos amados y amar. El agradecimiento nos llevará a ese estado emocional que trae verdadera paz con uno mismo y el mundo. Nuestros problemas comenzarán a diluirse como la tinta en el agua. Habrá menos yo y más nosotros.

Celebra

Ríe, haz el ridículo, baila, viaja, come algo distinto y exótico, enamórate de una mariposa, impresiónate por la naturaleza. Uff, vida, sorprendente y grande y aquí estoy, ¿sin disfrutarla?. Creo que es hora de cambiar mi humor de una vez, y comenzar a celebrar cada logro, cada momento, cada alegría, mía y de los demás.  A cuanta gente conocen en su trabajo, que piensa que debes estar muy serio, si no, no estás trabajando, no es posible que seas feliz haciéndolo. Pues, ¿sabes qué?. Tu vida, tu trabajo y todo lo demás si te puede hacer feliz, si puedes pasarlo bien y vivir con una sonrisa en tu cara. Y eso, amigos, depende de cada uno de nosotros. Ser felices verdaderamente depende exclusivamente de cada uno. Ya que si no podemos cambiar lo que no se puede controlar como el medio en que vivimos y trabajamos, podemos cambiar nuestra actitud al respecto. Es por esto que el celebrar se vuelve una necesidad de primer, segundo, tercer y cuarto mundo. Aprender a hacerlo de corazón.

Dar y pedir ayuda

¿Sabes?, no estás sólo, hay gente a tu alrededor también, que está en su propia lucha. Formar una red de ayuda, nos traerá beneficios a todos. Pues si ya vivimos todos juntos en este planeta, ¡ayudémonos el uno al otro! Nadie va a vivir para siempre y la vida pasa demasiado rápido como para vivir de forma egoísta, con miedo y solitario. Aceptar que no podemos lograrlo todo nosotros solos, es un primer gran paso. Luego atrévete a pedir ayuda. Y sobre todo, da. Ofrécela, sin pedir o esperar algo a cambio, sin miedo. Y si la quieren retribuir, entonces acepta. Ya que en ese intercambio de recursos y favores, fortalecerás esta red de apoyo, que te llevará a sentirte mejor con el mundo.

Si no te queda claro, déjame un mensaje, ¿quieres ayuda?, Como Life Coach lo puedo hacer. Escríbeme y conversemos, ya que estoy seguro de que ambos aprenderemos de la experiencia y ganaremos totalmente.

[/su_column] [/su_row]

Guía para lograr tus sueños el 2015

¿Qué te gustaría hacer el 2015?

¿Emprender, viajar, cambiarte de trabajo, casarte, divorciarte, disfrutar más la vida, hacer más deporte, pintar, escribir, aprender a tocar guitarra, declarar tu amor, ver a algún viejo amigo, meditar?

Las opciones son miles, y normalmente el tiempo nos alcanza para unas pocas. Poco a poco vamos logrando algunos de nuestros objetivos y vamos dejando otros de lado. Pero muchas veces no estamos haciendo nada que realmente queremos. Simplemente estamos en la misma vida de siempre, esperando ese momento en que nuestra economía mejore o que algún hijo termine sus estudios, o simplemente que haya menos frío o calor. Y esperando se nos va el tiempo, se nos va la vida y las oportunidades. Las prioridades van cambiando y lo queramos o no hay que elegir, y seguimos adelante.

Cuando fue la última vez que te miraste al espejo fijamente y preguntaste, ¿Quién es el que está ahí? ¿Que cambiaría hoy de mi vida? Podría ser algo físico o un sentimiento o emoción. Podría ser la forma en que me siento conmigo mismo y con mi vida y de la la misma manera, como me siento con los demás, con mi familia, con mis amigos, la sociedad y el mundo. ¿Qué cambiaría hoy mismo, si tuviera la oportunidad, como si fuera una hoja en blanco? ¿Con qué colores la pintaría?

alone-on-your-bucket-list-life-path

Para que no nos quedemos con más interrogantes aquí viene una guía de preguntas y acciones que nos ayudará a crear un 2015 tal y como más nos gustaría.

«En un año tenemos 365 oportunidades para ser felices, exitosos y lograr todo lo que nos propongamos».

La acción del día 1 se suma a la del segundo, y el tercero y así sucesivamente, y poco a poco vamos creando la realidad que tanto anhelamos. Tener consciencia de un propósito anual nos mantendrá motivados y con la determinación para superar todos esos momentos en que pareciera ir todo en nuestra contra. Ya que si fuera fácil, cualquiera lo haría.

Que mejor que comenzar desde el día 1 con unas cuantas estrategias y acciones predefinidas, para lograr todo aquello que nos planteemos. Es fácil, divertido y relativamente rápido. Es un espacio para uno mismo, que en un par de horas podemos al menos tener un cuadro de lo que queremos lograr.

8 pasos simples

1. Analiza que metas te propusiste el 2014, cuantas de ellas lograste y de 1 a 10 donde 1 es muy malo y 10 es excelente, evalúa tus resultados. No te vayas a frustrar porque llevas años obteniendo los mismos resultados o porque no conseguiste nada o casi nada.

2. Simplemente con ese resultado pregúntate: ¿Qué aprendí el 2014, de errores y éxitos?, ¿Qué podría haber hecho diferente?, ¿Cuánto tiempo, energía y recursos utilicé para alcanzar mis objetivos?

3. Deja el pasado atrás. Busca un lugar tranquilo, donde haya naturaleza, respira conscientemente un par de veces y comienza a visualizar que quieres hacer el 2015. Atrévete a soñar en grande, crea historia de cómo lo harías, aquí todo esta ocurriendo en la imaginación, por lo tanto no le pongas negatividad ni pesimismo. Date todo el tiempo que quieras para esto.

4. Toma una hoja en blanco, y escribe todas estas ideas locas que se te han venido a la mente. Traza lineas y conecta unas con otras, como un mapa de ideas. Simplemente deja que todo lo que había imaginado se plasme en el papel, con palabras claves, dibujos, etc. La sección de nuestro cerebro que se encarga de escribir es la misma que hace que el cerebro comprenda lo que es «real». Por lo tanto al hacer este ejercicio, estamos utilizando todo nuestro lóbulo frontal y su capacidad de crear e imaginar en conjunto a la parte del cerebro que vuelve real lo que pensamos. ¡Es importante saber esto, pues la mayor parte de nuestros proyectos y sueños no los conseguimos nunca, porque no los ponemos en el papel!

5. En una hoja nueva, toma las más importante, ponles una fecha tentativa, pueden ser los meses del año que te gustaría que eso se haya logrado. Si sabes que hay acciones que conllevan otros procesos, calcula más o menos y atrévete a ponerle una fecha o mes. Si lo cumples antes, increible, si no, no pasa nada, simplemente, re-diseñas tu plan. Recuerda que los planes no son para hacerlos una vez y dejarlos ahí botados, es importante revisarlos y evaluarlos periódicamente.

6. Escribe sub-acciones o metas secundarias que deben cumplirse antes de tu gran meta, como si fuera un árbol. Si puedes, ponles fechas como hiciste con las metas más importantes. Define colores específicos para cada rama, esto le dará carácter y un color que le dará fuerza.

7. Cuando hayas terminado esto, déjalo a un lado. Toma un té o café o simplemente un vaso de agua. Camina un poco y luego regresa. En una tercera hoja en blanco, dibuja algo, puede ser abstracto con miles de colores o figuras específicas. Date el tiempo que sea necesario, no pienses mucho, simplemente ten en mente que ese dibujo tendrá con sus colores y formas, ordenadas o desordenadas, realistas, oníricas o simplemente rayas que van y vienen, todo eso que escribiste anteriormente. Será el dibujo que representará tu 2015. Hazlo con mucha consciencia por que con la intención, emoción y energía con que lo hagas, será también como vivas el año que viene. De manera visible deja que el número 2015 se vea grande al centro de tu hoja para que no pierdas el foco. No es pintar por placer simplemente, sino que es pura consciencia y arte creativa en función  de tu éxito profesional, felicidad, amor y todo lo que anhelas.

8. Obsérvalo, tómale una foto con tu teléfono para que lo puedas ver cuando quieras durante el año, pon música que te guste mucho y celebra como si ya hubieras conseguido todo aquello. ¡Guarda todo y ya estás listo para abrazar el 2015 con tu dibujo y tu plan de acción!

«Se de las personas que hacen que las cosas sucedan».

Finalmente, esto podrías decir que es magia, pero en realidad es un juego y tómalo como tal, porque recuerda que los resultados de lo que hagamos el 2015 dependen absolutamente de la dedicación y energía que depositemos. La mayoría de las cosas no suceden mágicamente como un milagro, sino son el resultado de nuestras acciones. El dibujo y el mapa de ideas, son solo un recordatorio y por supuesto puede cambiar durante el año, tanto tus prioridades, objetivos y hasta incluso tu gran sueño.

Los invito a comentar, compartir sus experiencias y compartir este artículo si consideran que podría servirle a alguien que conozcan. ¡Feliz año nuevo!

Aceptar el Momento Presente

La adaptación, felicidad y capacidad de aceptar el momento presente, son la clave para los resultados positivos.

Debo reconocer que la evasión ha sido una de mis mayores prácticas concientes e inconcientes a lo largo de mi vida, especialmente de niño y adolescente.

Simplemente no tener la capacidad de aceptar la realidad que se me presentaba. Esto causaba sufrimiento en mi vida y también en la de mis seres cercanos, pues me llevaba al no cumplimiento de las «espectativas» sociales. Querámoslo o no, esto trae sufrimiento, ansiedad, stress.

Podemos creer que somos los más rebeldes o los más desapegados, pero eso no cambia nada. Y usar eso como excusa para evadir el momento presente puede volverse tan cotidiano y común que ni nos demos cuenta de las muchas oportunidades que estamos desaprovechando.

¿Qué significa aceptar?

¿Es dejar que el clima, situaciones políticas o  familiares, o lo que sea que esté ocurriendo, nos aplaste o nos lleve como un barco a la deriva?

¿Es la aceptación el camino a la impotencia ante situaciones que consideramos desventajosas o injustas?

O, ¿Es la capacidad de ver el mundo y a nosotros mismos con objetividad?

Personalmente pienso más en la aceptación como una experiencia, donde surge la capacidad de sorprenderse, como un niño y la objetividad y responsabilidad del adulto, que en conjunto nos llevan a tomas de decisiones más concientes, más congruentes y que seguramente nos darán resultados más ventajosos y productivos.

Aceptación, no es victimización y mucho menos evasión. Sino, muy por el contrario, es objetividad, responsabilidad y adaptación.

Ejercicio práctico:

1. Analiza donde estás en el momento presente. Físicamente y/o emocionalmente hablando.

2. Busca con tu respiración un estado más relajado.

3. Visualiza tu presente, tu vida actual con todo lo bueno y malo.

4. Imagina que toda tu vida está frente a tí y dale un gran abrazo.

5. Di lo siguiente: «Te acepto con todo lo que eres y me das. Te agradezco por traerme hasta aquí».

6. Repítelo en primera persona: «Me agradezco por traerme hasta aquí, me agradezco por la vida que he creado por mí y por los que amo».

7.  Sonríe y abre los ojos y como un niño sorpréndete por lo que te rodea, lo primero que te llame la atención. Puede ser tu mascota, un familiar querido, la vista desde tu ventana. E intenta proyectar este sentimiento de aceptación y agradecimiento hacia tu alrededor.

8. Respira profundamente y ve a hacer tus cosas. Intentando mantener este estado durante el día.

9. La experiencia que hayas sentido, escríbela. Si fue buena, si fue mala, si fuiste capaz de agradecer y aceptar, o si fuiste incapaz. Al hacerlo te ayudarás a sacar esto de tu mente y lo traerás a la realidad.

Haz esto cuantas veces quieras durante el día. Compártelo si te hace sentido y comenta si ya lo has hecho y que sugerirías a tus amigos.

Una gran semana para todos.

Coaching

¿Qué es el Coaching?

El Coaching es un proceso de desarrollo humano, individual o grupal, en el cuál se busca descubrir las motivaciones más profundas, con el fin de conectar y realizar los sueños individuales o empresariales.

Dentro del mismo, la persona se va empoderando a sí misma y creando un bagaje mayor del conocimiento de sí misma.

Esto aplicado a un grupo o equipo de trabajo se refleja, en la definición de metas personales que apoyen a la consecución de las metas del Equipo.

Coach – Coachee – Coaching

Coach es quien entrena, motiva y apoya a la persona o Equipo.

Coachee es la persona o Equipo que vive el proceso.

Coaching es el nombre del proceso en sí.

¿Cómo funciona?

El trabajo se realiza por medio de sesiones de entre 1 y 1 hora y media de duración.

Estas pueden ocurrir en una oficina, en el hogar o en un espacio al aire libre. Esto tiene como propósito, ajustarse a las necesidades del Coachee,de acuerdo a sus propios objetivos.

El número de sesiones va a depender específicamente de las metas del Coachee, aunque se sugieren 8, para lograr los resultados esperados.

La duración total del proceso de Coaching, varía entre 3 meses hasta 1 año.

También pueden aplicarse talleres experenciales que apoyen al crecimiento del Coachee, sesiones de entrenamiento deportivo y todo tipo de técnicas artísticas y de expresión.

¿Quién puede tomarlo?

Cualquier persona puede tomarlo, no hay límites de edad ni requisitos específicos.

Puede ser tanto para jóvenes que deseen elegir que estudiar o a que dedicarse, profesionales que quieran lograr metas desafiantes y realzar sus posibilidades, emprendedores que quieran comenzar una nueva idea, personas que deseen cambiar su estilo de vida, mudarse de país, trabajo, etc. Artistas de todas las disciplinas que tengan proyectos en mente.

Coaching no es Terapia

Es indispensable comprender que el proceso de Coaching actúa sobre el presente y proyecta el futuro. Pero su foco primordial es siempre en el mismo presente, osea el hoy.

La terapia actúa sobre el pasado y busca sanar y darle sentido a las experiencias ya vividas.

En algunos casos se recomendará sostener paralelamente ambas, o comenzar con un proceso terapéutico antes de comenzar con Coaching.

Estilos de Coaching

Coaching de Vida – Coaching Deportivo – Coaching Financiero – Coaching Ejecutivo – Coaching para Jóvenes – Coaching para Hombres/Mujeres – Coaching Integral – Coaching Holístico – Coaching para Parejas – Coaching para Equipos

Quieres saber más?

[contact-form-7 id=»263″ title=»contacto 2″]